Mi padre se cansó de decirme antes de su partida:  

“Fue la flojera gobiernista de Fedecamaras de Venezuela y la falta de defensa gremial independiente, autónoma y clara al sistema democrático y al libre empresariado, la falta de claridad al exigirle apoyo a los los medios y la clase política, lo que permitió a Chávez tumbar a Carlos Andrés Pérez” . 

“Los empresarios Venezolanos creyeron que el gobierno y la clase política les iba a solucionar el problema de quienes querían tomarse el poder orientados por Fidel y Valdez”. 

Miremos que pasó en la casa del vecino, que se derrumbó y que sigue incendiada. 

Recapacitemos y defendamos lo que hemos construido con esfuerzo y el derecho a seguir construyendo futuro. No permitamos que prosperen quienes le han declarado abiertamente la guerra al estado y a la sociedad en una combinación de formas de lucha que va desde las disidencias de organizaciones criminales narcoterroristas hasta el Senado, y que quiere llevar el comunismo al poder, pero no le explica a la juventud que, sin libre empresa y sin inversión privada, ni las arcas del estado ni todo el petróleo y el narcotráfico del mundo juntos, alcanzan para  pagarle el sueldo a toda la población laboral y para que haya progreso y desarrollo en una región Andina que sobrepasa los 130 millones de personas. 

Elegimos un presidente con una votación histórica y votamos por un programa de gobierno y una propuestas que de manera abierta y responsable se vienen cumpliendo al mismo tiempo que se trata de recuperar la quiebra financiera y la problemática de polarización en que quedó el país después de los dos mandatos del gobierno anterior.  

Mucho se ha hecho en 15 meses y no en condiciones sencillas. Duque no recibió el terreno fértil, abonado y resembrado, ni la cosecha que recibió Santos y el pais a manos de Uribe en el 2010.

Las cifras no mienten y los números menos. El empresario sabe hacer esas cuentas. El crítico y el manzanillo se quejan por moda y maña, y no se dan al trabajo de hacer las comparaciones del caso. 

El gobierno y el congreso acordaron y aprobaron un plan de desarrollo de inmenso contenido social, un pacto por la de recuperación económica y las bases de fondo de una ley de financiamiento, que han arrojado resultados positivos en el corto plazo.  El gobierno se ha dado al juicioso ejercicio de una “Disciplina Fiscal” que alivia la sostenibilidad financiera de una deuda insostenible que heredó. Y lo ha hecho de manera heroica sin sacrificar inversión en la educación, en la reforma de la administración de Salud y en los subsidios condicionados que mantienen a los más desvalidos en todo el pais, sin afectar el Justo incremento del salario mínimo y con plena conciencia social.

Con responsabilidad y conciencia se han sumando a estos esfuerzos los empresarios y los trabajadores representados por sus sindicatos. Sin duda colombia avanza mientras otros países reroceden y otros compiten por el #HT y por el ruido más fuerte de una cacerola. 

La llave de Duque y Carrasquilla le representa a la nación y a los inversores confianza y estabilidad económica, que se ve reflejada en las cifras. 

El trabajo de las Fuerzas Armadas ha sido encomiable sin desconocer los dolorosos sacrificios de vidas inocentes, los riesgos y costos humanos, ambientales económicos y sociales que representa tener que combatir un crimen organizado financiado con 200 mil hectáreas de coca, una minería ilegal en manos del ELN a la que nadie parece oponerse y unos actores políticos de oposición, abiertamente relacionados con las organizaciones criminales Armadas dedicadas al terrorismo, la extorsión y el narcotráfico. 

El Presidente Duque ofreció escuchar en una CONVERSACIÓN para profundizar en su política social fundamentada en la consolidación de una cultura de Legalidad en función de convivencia pacífica con seguridad ciudadana rural y urbana y justicia, la defensa y expansión del emprendimiento como mecanismo de generación de empleo y consolidación de oportunidades para ampliar la economía con crecimiento e incrementar clase media como forma de disminución de pobreza, y todo en función de la construcción de un futuro que represente una colombia MAS JUSTA y equitativa.

El Presidente Duque con el amplio espíritu democrático que lo caracteriza, NO convocó a una mesa de Diálogo a negociar sus políticas ni convocó una constituyente. Abrió su una conversación amplia para que todas las instancias sociales serias que se acogen a la constitución y a las leyes contribuyan con propuestas a mejorar el trabajo social de su gobierno y de toda la sociedad en la medida que se respeten las instituciones y los valores de nuestro pacto social. 

Su trabajo por el pais ha sido incansable, juicioso, Honesto, serio y dedicado. Ha cumplido sus promesas con lealtad al pueblo y al respaldo recibido de su partido y así cumplirá hasta el último día. Como ciudadano y gerente de su campaña que fui puedo dar Fe de su integridad y sus principios, de su infinita voluntad de servicio y de su responsabilidad y amor por la patria y por la defensa de la constitución y las leyes.  

Duque con valor y con un costo fuerte en materia de popularidad, ha controlado la desmedida corrupción del clientelismo que se repartía las entidades públicas como feudos burocráticos para desfalcar el estado.  

Es hora no solo de reflexionar. Llegó el momento de obrar y decidirse a defender la libertad y el orden que son los fundamentos de nuestro pacto social. 

Debemos elegir, construimos juntos o admitimos la propuesta destructora que directamente lideran desde el Senado Colombiano aquellos demagogos populistas e ilegales que apoyados desde afuera le quieren aplicar una inyección letal de violencia a nuestra democracia. 

Luis Guillermo Echeverri

Publicado: noviembre 26 de 2019